31 mayo 2008

Por qué los retretes NO giran al revés en el hemisferio sur.

NOTA: este artículo se publica simultáneamente en la revista de mi instituto.



Seguramente hayas oído que el agua de los retretes en el hemisferio sur gira al revés que aquí, y que esto se debe a la rotación de la Tierra, la fuerza de Coriolis. Se suele poner como ejemplo los anticiclones y las borrascas, que en las imágenes de satélite se ve perfectamente su sentido de giro. Pero, ¿en qué sentido giran «aquí»? Porque todos los que conozco no llegan a producir un remolino perceptible.

Quisquilladas aparte, ¿qué hay de cierto? No sólo las borrascas y los huracanes se ven afectados por Coriolis, sino también las corrientes oceánicas. Ahora, veamos en los desagües de casa. ¡Vamos a experimentar!

En primer lugar, hay que llenar un recipiente con un poco de agua, lo suficiente como para que forme remolino, y dejarlo reposar. Para ver más claramente cómo se mueve el agua, espolvorea unos trocitos de corcho pequeños para la superficie y gotitas de leche (con un cuentagotas o dejándolas caer con una cucharilla) para el interior del líquido cuando ya esté desagüando. Además, vamos a modificar el recipiente, para ver si influye su forma, en mi caso retirando la alfombrilla y bordeando el agujero con algodón

Una D significa que gira a la derecha, en el sentido de las agujas del reloj. La I, que lo hace a la izquierda y D/I que cambió de sentido.


Tabla


Lo primero que podemos observar es que hay muchas diferencias según lo que rodea al agujero, sin embargo, la rotación de la Tierra -creo- no ha cambiado. Como soy un quisquilloso y quería medidas más precisas, me fui al laboratorio.

Los experimentos consistieron en un embudo sobre un matraz aforado (los del cuello estrecho) en el que se vierte agua. Para evitar que se cuele y afecte el cómo se eche, tapaba el hueco de salida con lana de vidrio (una cosa parecida al algodón), lo dejaba reposar un poco y luego lo quitaba de golpe con una varilla. Con un cuentagotas, mi ayudante echaba un poco de leche. Estos son los resultados:



subir imagenes

Ahora que hemos visto los resultados, vamos a explicar en qué consiste esta fuerza y los resultados obtenidos. La Tierra es un cuerpo en rotación (qué cosas tengo, ¿verdad?), y el agua de los retretes se mueve por su superficie. Bien. Ahora imagina la tierra vista desde arriba y el movimiento de uno de sus meridianos. Un objeto que estuviera en el ecuador recorrería una distancia mucho mayor que la que recorrería uno cercano al polo en el mismo tiempo. Pues bien, esa es la esencia de esta fuerza.

Esto es importante: cualquier objeto que se mueva por la Tierra, o cualquier otra cosa girando, tendrá que variar la velocidad de giro. Pero, para que esta variación sea perceptible, tiene que ser un poco grande.

En esta imagen sacada del Google Earth está marcada toda Asturias y unas nubes típicas, para tener la referencia de la altura. (Clic para ampliar).




subir imagenes

Se ve con claridad que, a pesar de la gran distancia que abarca, la curvatura del planeta es muy pequeña. ¡Cuánto menos será en un retrete!

¿Cuánto menos? Para que te hagas una idea, Estira el brazo, pon la palma a medio metro de la boca y échale el aliento, sin soplar, hasta que notes el aire. Recurriendo a la fórmula, la fuerza de Coriolis en un remolino de nuestras características es aproximadamente la décima parte de ese airecillo.

Conclusión: lo que determina que el agua gire en un sentido u otro es la forma del recipiente y las pequeñas corrientes que haya en el agua. No la rotación de la Tierra. Y esto es independiente del hemisferio en el que te encuentres. Por eso la mitad de las veces gira en un sentido, y la otra mitad en otro



Ahora, ¿cómo se puede ver la fuerza? Para ello necesitas, o bien grandes distancias, o bien velocidades de giro mucho mayores. Una buena opción son las tormentas o los anticiclones, pero es un poco difícil guardarlos en el bolsillo y hay que recurrir a imágenes por satélite. Algo más fácil es moverte por un tiovivo en marcha. En algunos parques hay juegos que son un disco giratorio sobre el que puedes hacer rodar una pelota, son muy buenos para experimentar porque puedes variar la velocidad de giro y ver cómo afecta.

En definitiva, la fuerza de Coriolis existe en muchas facetas, de hecho es crucial para entender el clima, pero no se puede aplicar a los retretes.

Me faltó añadir: Coriolis tira hacia la izquierda en el hemisferio norte y hacia la derecha en el sur.

3 comentarios:

Lynx dijo...

Acabo de leer el post, los malditos exámenes me tenían secuestrada. Muy interesante, lo había oído pero con tu explicación queda más claro :)

Davidmh dijo...

¡Gracias!

Carlos dijo...

Por fin!...una respuesta más seria... Gracias!!